varizes2

Los eventos tromboembólicos son muy frecuentes. En los Estados Unidos, se diagnostican cerca de 600 mil casos al año. Son también la causa más común de muerte intrahospitalaria, representando más del 10% del total de estos casos. Se denomina tromboembolismo venoso a la situación en la que un coágulo impide el flujo sanguíneo en una vena. Los dos tipos de tromboembolismo venoso más significativos clínicamente son la trombosis venosa profunda y el embolismo pulmonar.

Si bien la formación de un coágulo es un elemento esencial en la respuesta a la lesión, si conduce a la obstrucción de una vena o una arteria (tromboembolismo) puede causar morbilidad significativa o mortalidad. La trombosis venosa profunda, tal como suena, indica la presencia de un coágulo en las venas del sistema venoso profundo. Su localización más frecuente es en las venas de las piernas o en la pelvis. Mientras que el embolismo pulmonar y, un evento potencialmente devastador- es el resultado del pasaje de un coágulo desde las venas profundas hasta los pulmones y su impacto, es decir, una embolia. Los coágulos en los vasos arteriales pueden conducir, entre otras cosas, al infarto de miocardio o al accidente cerebrovascular.

Facebook Comments